Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

6 de abril de 2009

LOS OJOS DEL GORILA



Reflexiones que me provoca la reunion bloguera.

Siento una enorme decepción por la poca gana que hay en la blogosfera de salir a pelear la calle. No hablo de violencia, sino de imaginación.

Imaginación para defender nuestra querida Argentina, acosada por fuera y por dentro.

Nadie en la blogosfera quiere que le digan K. Todos quieren defender al gobierno, y al mismo tiempo quieren permanecer en la inmaculada posición crítica. La credibilidad que exigen los ojos que te miran con mirada gorila. Y cuanto más aislados mejor. Cuidando la independencia. Cuidando el kiosquito en Internet.

No vaya a ser que organicemos una movida común y por ejemplo: escrachar a Clarín masivamente: ponernos de acuerdo en sacar todos un post contra el infame artículo de fábrica de hijos que comentan varios blogs como Mundo Perverso de Diego F.

O escrachar a Clarín frente al edificio, o hacer una camiseta y ponérnosla todos, y dar una vuelta por cada barrio juntando seguidores cansados de estar ocultos, que seguramente hay miles. Pero no. Nada es posible en la blogosfera kirchnerista vergonzante(= gorilaje arrepentido).

Apenas se pudo dejar a alguien nombrado para hacer una próxima reunión, con el fin de...vernos las caras nuevamente y morirnos de amor el uno por el otro. ¡Qué lástima!

El rechazo a una mínima organización es casi unánime. Parece que todos temen los ojos del gorila que mira al peronista con un estereotipo. Se han creído realmente que el peronista come choripán con la boca abierta y se mancha con chimichurri la camiseta.

Yo tampoco soy peronista, pero no me molesta que me confundan, todo lo contrario. A pedigree gorila nadie me gana. Y ahora quiero mancharme la camiseta de chimichurri solo para molestar a la vecina de barrio norte.

Yo no nací peronista. Mi viejo se rió cuando se incendió el altar a Eva Perón que pusieron las mujeres peronistas de mi barrio en una plazoleta frente a casa, dejando las velas encendidas que se cayeron por la noche en el mantel y todo amaneció quemado. Esa devoción le pareció una idolatría ridícula y se rió. No soy hija de peronistas. No tengo identidad peronista.

Ni fui peronista nunca, ni montonera en la facultad. Ni me preocupe nunca por entender al peronismo.

Y me casé con un gorila que fue el padre de mi hijo. Y todos los años él comía pastel de papas para celebrar la fecha de la caída de Perón, porque estaba comiendo eso cuando le avisaron que se fue a la cañonera paraguaya. Fue al velorio de Rojas. Iba todos los años a conmemorar la Libertadora al Cristo de Recoleta junto a los que quedaban vivos.

Le hicieron un intento de fusilamiento por defender la Biblioteca del Partido Socialista en la noche de la quema de las Iglesias. Le decía a mi hijo: no quiero que seas cura, ni puto, ni peronista, ni radical, ni hincha de river. Y todos se reían de esa simpática lista que repetía para hacerse el gracioso.

Peor no puede ser mi pedigree. Yo no soy peronista. Ni me merezco serlo. Hoy soy una enamorada del peronismo de la gente que guarda todavía el recuerdo cultural de la dignidad adquirida alguna vez por algún abuelo durante el primer peronismo. Y soy una enamorada de la cultura del compañero Manolo, que es un peronista clásico. Y de la cultura de Omix, otro culto que "no es solo una cara bonita". Y hablando con Anyuletta le envidio que tiene una madre peronista, que le hizo la cabeza para el criterio en politica desde la cuna.

Había que escuchar a Manolo contando la historia de un soldado con uniforme celeste que se metía a pelear entre los de uniforme colorado porque él no cambiaba de color de uniforme pero tiraba para el mismo lado que los colorados. Lo decía Manolo casi apiadado del temor de los blogueros de ser confundidos con peronistas, comidos crudos. El no quería decir que los colorados eran peronistas, sino celestes. Como diciendo, hermanos, acéptenme que yo tiro para el mismo lado. Pero nadie se dio por aludido.

Kirchner me abrió la cabeza. Mi gorilismo que nunca fue fanático, sino color diarrea, o café con leche, no me alcanzó para resistir el cambio de mentalidad. El gobierno de Kirchner me cambió de a poco.

Un dia me paré y dije momentito: ¿cómo era ésto del peronismo? Y empecé a mirar para atrás con otros ojos. Sobre todo, al primer gobierno de Perón y a éste último de Kirchner. A la realidad la miro siempre con los ojos del marxismo. La doctrina peronista nunca me va atrapar. No es la teoría lo que me atrae, son los hechos. Algo hace esa teoría con la gente, que dispara a la acción, a la praxis.

Cuando lo escucho a Perón me someto a una prueba de peligro, de riesgo, no puedo dejar de sentir la seducción de sus palabras. Sé que está mintiendo en muchas cosas. Sé que está diciendo solamente lo que conviene decir en el momento y que encuentra las palabras para justificar lo que él quiere justificar. Quiero decir: el discurso de Perón es siempre una estrategia. La doctrina no es más que una cuestión estratégica: hay que tener una doctrina.

El peronismo no es más que una representación. La verdad no existe, la realidad es lo que hay. Los actos se justifican dentro de una teoría no muy compleja para no tener problemas teòricos La cosa es producir, alcanzar, pelear, estar, subir y servir arriba ,tanto como bajar y resistir abajo. Amparar, negociar, ganar, repartir, perder, resistir.

Cristina es peor que una maestra de escuela. Habla con palabras difíciles, no sabe hablarle al pueblo como Kirchner, y menos como Perón. Cuando va a una escuela las mujeres que la escuchan se quedan con los ojos en el infinito, no le hace correr la sangre a nadie. La verdad yo le cortaria el pelo y le lavaria la cara. Seria hermosa igual, con esa silueta que tiene y esa altura, y esa inteligencia y esa cultura.

Ella también parece obsesionada por no parecer peronista, como si estuviera pendiente del dictamen gorila. No sabe que la odian por lo bueno que hace, que no la odian menos por hablar como una universitaria. Termina hablando como una maestra ciruela citándose a sí misma, diciendo "como digo yo". El otro día desde Inglaterra utilizó la frase "corsi e ricorsi", el colmo de la sofisticación culterana para una Presidenta peronista. Pero yo la amo igual, por las cosas que hace, no por las que dice ni por lo que parece.

Porque aprendí a pensar las cosas de la politica como las piensa un peronista, con criterio utilitario, y a abandonar el estilo "no me toques porque me hacés daño", estilo amariconado de la urbe plagada de damas con asignaturas sexuales pendientes, a las que Marx llama pequeño-burguesas. No va más para mí la mariconada, ahora quiero lo bueno si es bueno aunque sea poco. Me cansé de esperar lo perfecto, y empecé a soñar con lo posible. En ésto me abrió la cabeza Kirchner.

¿No habrá nadie que me acompañe a formar una blogosfera K sin sentir que te manchás con chimichurri? ¿ O nos vamos a pasar la vida entera hablando contra Clarín y Elisa Corrió?



Leer completo...

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...