Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

20 de julio de 2010

(III) LA SEXUALIDAD HUMANA NO ES NATURAL


CONTINÚA EL DIÁLOGO CON MARTÍN CAMPOS DEL BLOG "EL BALDÍO"

Querida amiga:

Bien, puestos de acuerdo con respecto del tema del método y sus alcances, juntos damos nuestro rotundo NO al diálogo sin método y un SÍ al debate.

Continuando esto del tema del “instinto”, es cierto que nuestras formulaciones al respecto no difieren sustancialmente. Pienso definitivamente que es desde el desarrollo del psiquismo y de la supremacía y colonización de éste mecanismo sobre el instinto que el ser humano comienza a producir cultura, sean éstos artefactos reales o virtuales, materiales o ideales, pero por cierto ya nunca más “naturales”. Por lo menos éste sería el marco desde el que me resulta más cómodo discurrir.

Rousseau postulaba que la diferencia entre el hombre y el animal no estaba en la razón sino en la voluntad de hacer uso de la razón (elegir) para regular los actos de la propia conducta en algún sentido.

Solo para ir marcando los límites del debate, y aportando a lo que llamaríamos el marco conceptual, me gustaría decir que en el origen, la sexualidad en tanto conducta, se construye desde lo social colonizando a la genitalidad, apropiándose de ella y dándole un significado simbólico a través de los mecanismos que provee el discurso determinado por la cultura.

De este modo la sexualidad sería, en cada momento histórico, el conjunto de conductas que el pensamiento hegemónico considera verdaderas y normales sobre las conductas que involucren la genitalidad. Ahora bien, creo que la genitalidad como “cosa” precultural sobrevive pero es retenida prisionera de la cultura a los efectos de que pueda ser resignificada, simbolizada y mostrada como la animalidad civilizada por el paradigma hegemónico imperante. Algo así como eran considerados aquellos miembros de pueblos originarios los “especímenes primitivos” que en el siglo XIX eran llevados desde las colonias a las metrópolis europeas para ser estudiados y admirados. Habían sido transformados en esos “especímenes”, o sea en símbolos de la dominación y la quintaesencia de la responsabilidad civilizatoria de las potencias pero al mismo tiempo nunca dejaron de tener existencia real como seres humanos verdaderos.

Entonces Eva, si bien coincidimos en general yo no quiero olvidar que la genitalidad o por lo menos algo de ella está allí sumergida en la sopa de las cultura y pretende alcanzar la superficie de a ratos.

Por otra parte debo decir que mis conocimientos de psicología son escasos, de modo que no pienso meterme demasiado por esos andariveles donde tal vez tenga más para aprender que para aportar. Respecto de las teorías de la constitución del Yo y lo que las rodea, toco de oído. En su lugar prefiero pensar que sería interesante salirse por un momento de ése ámbito, en tanto miradas del individuo desde y hacia su propia interioridad y reflexionar sobre este tema de la sexualidad de cara a lo social, hacia las relaciones entre los individuos y grupos sociales, sus modos de constitución y su dinámica.

Aquí dividiría en dos el análisis.

En un sentido me inclino a considerar a la sexualidad como algo definitivamente “no natural” sino más bien un artefacto cultural del tipo del “hecho social” durkhemniano, es decir una construcción colectiva superestructural (no tanto en el sentido marxista) y anterior al individuo, coercitivo, simultáneamente mutable e immutable como la lengua.

Es decir que por allí coincidiríamos en cuanto a que la elección sexual es algo tan imposible como lo sería la posibilidad de elegir nuestra lengua materna a los 30 años, ya fue.

Por otra parte la dominación que se ejerce a través del pensamiento hegemónico que conforma a los hechos sociales nunca significa el sometimiento total y absoluto de cada individuo todo el tiempo como para dejarnos en el lugar de aquellos “idiotas estructurales” de los que hablé en mi primer comentario. Las formas de dominación ponen límites y muchas veces muy estrictos y represivos pero aún en los peores casos, aún en los más extremos, dentro de aquellos límites siempre aparecen fisuras, lugares, oportunidades de confrontar, de disputar, de lograr lo que desde arriba serán concesiones pero desde abajo son victorias del que resulta sometido por sobre lo que aparece como sometedor.

El margen de operación siempre será muy estrecho por cierto, como vos decís, pero eso, creo, es solo circunstancia, nada más y nada menos que historia y somos sujetos históricos. No debiera significar condena eterna, espero no sea un determinismo tal que terminara colocándonos en el umbral de alguna una nueva religión dogmática.

El punto sería poder averiguar cómo, cuándo y de que modos, cada individuo podrá construir su propia consciencia individual/social acerca de las posibilidades y oportunidades que se tiene de re-apropiarse de la libertad de elección perdida, de recuperar esa autonomía intelectual para proceder a usarla en beneficio propio y/o del grupo de pertenencia.

A esta altura la tensión entre la coerción ordenatoria (represión) y la voluntad de rebelatoria (expresión) podrían verse como fuerzas sociales en permanente dinámica explosiva/implosiva que parecieran ser el verdadero motor de la historia del hombre.

En conclusión, pienso que no hay tal cosa como una orientación sexual “natural” o “cultural” oculta a ser asumida o reprimida. Creo sí que existe en el individuo la posibilidad de una elección sexual aunque a partir de una impuesta coercitivamente al principio y que tendrá que ser corrida de su lugar de privilegio tal como se puede incorporar una nueva lengua por encima de la materna.

Esto sería el resultado de aplicar la voluntad por sobre el instinto (deseo) y de esa forma transformar un objeto de deseo impuesto en otro elegido.

Abrazo militante y solidario

Martín Campos


Querido Martín:

No puedo evitar hacer una digresión a nuestro tema, y festejar tu hilarante ingenio en la comparación de la genitalidad con esos pobres individuos oriundos de las Colonias que eran llevados a mostrar a la metrópoli como curiosidad y a la vez trofeo. No pude evitar recordar que la reina Victoria cuando cumplió 80 años era la dueña del mundo, y en el festejo desfilaron por las calles de Londres todos los distintos tipos de trofeos humanos, así como las distintas especies animales como el elefante de la India. Y me imaginé los genitales marchando en fila en esa procesión de excentricidades. Hecha la digresión, vuelvo al tema.

Todo tu texto me resulta apasionante. Hemos llegado a una síntesis entre vos y yo en muchas cosas y se nota el acuerdo.

Me movilizó profundamente tu propuesta de averiguar cómo cada individuo podrá construir su propia consciencia individual/social. Y decís "recuperar esa autonomía intelectual para proceder a usarla en beneficio propio y/o del grupo de pertenencia". En principio me llamó la atención la palabra "recuperar". Estás casi inventando un mito: el dios Election que perdió la autonomía, y vive atrapado en las cavernas de la diosa Hegemonía. Está bueno.

En cuanto a la consciencia social, creo que las consciencias no pueden despertar cada una por las suyas al unísono, sino que alguien arenga a las consciencias a despertarse, alguien que pone el discurso con las palabras que disparan la adhesión. Creo en los liderazgos que interpretan la necesidad de muchos.

Y llegamos de nuevo al punto de partida, y estamos igual que como empezamos:

claro que sí, el objeto de deseo no sólo puede cambiar, sino que definitivamente cambia siempre en el transcurso de la vida de una persona, el objeto impuesto al principio puede desplazarse acompañando otros cambios. La persona puede decidir sobre muchos tipos de cambios en su vida que como consecuencia pueden trasmutar el objeto de deseo sexual, complejizarlo, simplificarlo, mutarlo. Pero siempre los cambios voluntarios son aledaños, el objeto de deseo sexual se modifica como consecuencia de esos cambios aledaños.
El ser humano es conducido hacia el objeto de deseo sexual, NO lo conduce. Es conducido por la cultura, desde el principio y en transmutación durante la vida. No existe la decisión, no existe la elección sexual.

NADIE PUEDE DESEAR ALGO POR VOLUNTAD. EL DESEO ES AUTÁRQUICO, CAPRICHOSO, INCONVENIENTE, INDESCIFRABLE.

Gracias por participar en esta polémica

Eva Row

Leer completo...

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...