Los textos se abren completos sin cambiar de página, clickeando "Leer completo"

3 de mayo de 2011

Distinta Vara

Por la tragedia de Lapa (65 muertos) no va nadie preso. Por Cromañón (194 muertos), van presos todos, Chabán y su ayudante, los de Callejeros y su mánager, el ex subcomisario (coimero) Díaz, y también los tres funcionarios del Gobierno de la Ciudad, (administración Ibarra).

Lo de Lapa fue tres años antes de diciembre del 2001; lo de Cromañón, tres años después, te pido que lo consideres; diciembre de 2001 divide en un antes y un después a la Historia argentina, como el nacimiento de Cristo a la de la humanidad.

Cuando mires el video de abajo (que es un informe imperdible), estate atento en el minuto 3:26, donde vas a escuchar al locutor que dice algo que parece lógico, pero no es totalmente así:

Si las inspecciones se hubieran realizado haciendo cumplir las normas, se hubieran hecho las reformas necesarias, y aún con la candela y una puerta cerrada, el local hubiera resistido el siniestro.


Y además te pido que leas el artículo que escribe la "Defensora del Pueblo de la Ciudad", Alicia Pierini, en cuyo punto primero dice la siguiente reverenda hijaputez:

Antes de Cromañón, una inspección seguida de clausura, era cosa de “mano dura” o sea, no era progre.





Después de todo lo que te pedí que consideres, te cuento lo que tengo atravesado en la garganta desde que pasó lo de Cromañón. Y tiene que ver con la frase que te hice escuchar del locutor.

Esa frase dice que no se hicieron las inspecciones obligando a cumplir las normas porque de haberse obligado a cumplir las normas, se hubiera clausurado el local.

Fijate, ¿qué te sugiere la frase sobre cómo se hicieron las inspecciones? Si los inspectores no los obligaron a cumplir las normas ni a hacer las reformas ¿qué te parece que pasó en las inspecciones? ¿qué tendés a pensar? ¿Qué te quieren hacer pensar que no te dicen? Se cae de maduro que vas a pensar que no clausuraron para obligar a cumplir las normas, porque cobraron coimas ¿Tá? ¿Y por qué no lo dicen directamente? ¿Qué raro, no? Seguime.

Ahora te pregunto: ¿Vos viste alguna denuncia de que los inspectores de Ibarra cobraran coima? No. Claro -dirás- no se habrá podido demostrar. Pero sí se pudo demostrar que el ex comisario Díaz cobró coimas que le pagó Chaban. ¿Por qué no se pudo demostrar la coima de la inspección de Ibarra? Simplemente por algo que no te dice el informe, ni nadie: las inspecciones de la Ciudad no se hicieron, no existieron, nunca fue a Cromañón un inspector de la Ciudad. Así que si no fue, mal pudo haber cobrado coima, y mal pudo haber obligado a hacer las reformas que el local necesitaba.

¿Cambia algo? Sí cambia. Si las inspecciones se hubieran hecho, y no se hubieran encontrado contravenciones frente al desastre que era ese local, se sacaría la conclusión de que hubo coima. No quedaría otra. No hace falta nada más para saber que hubo coima. Pero no se hicieron inspecciones. Para nada. ¿Viste que es un poco distinto lo que te inducen a pensar que lo que fue? Una cosa es que se hubieran cobrado coimas, otra cosa es que los inspectores no fueron. Es malo, pero distinto. Muy distinto.

¿Pero por qué no se hicieron inspecciones del Gobierno de Ibarra? Y acá viene la cosa.

Cuando entró Ibarra al Gobierno de la Ciudad, hacía decenas de años, desde el comienzo de los tiempos, que los inspectores eran totalmente una mafia de coimeros instaurada en la ciudad como los gángsters en Chicago en los años 20. Una mafia organizada a tal punto que conocían al detalle los modos de robarle a los comercios y empresas en las inspecciones. Cada rubro tenía su ardid. Eran especialistas en el manejo de la coima, diestros y siniestros. Y venían a coimear directamente, nada de dignidad. Habían hecho de eso una profesión. Te lo digo yo como comerciante, que los padecí año a año, que me hicieron sufrir y filosofar sobre el destino de la vida por quedar en manos de unos delincuentes que venían a robarte encima en nombre del Estado. Tengo hechos dos posts donde cuento algo del veneno que junté en mi alma contra estos verdaderos extorsionadores y torturadores a través de la humillación. Son dos posts: debía haber hecho el tercero, pero es tan terrible que nunca me animé. Va a ser el próximo post, sin duda alguna que lo voy a hacer. Estos son los dos (leélos después):

Ha llegado el Inspector

El Inspector del sábado


Sigo. Una de las cosas que quiso hacer Ibarra y lo hizo, fue cambiar el trato del Estado al ciudadano porteño. Y cambió todo. En la Municipalidad (Suipacha y Viamonte) donde antes te trataban como a un perro sarnoso con pústulas, ¡oh sorpresa! empezaron a tratarte amablemente, como si vos fueras de verdad un ser humano, y a agilizar los trámites y a facilitarte las cosas. Yo me emocioné tanto la primera vez, que tuve ganas de arrodillarme y darle las gracias besándole las manos al empleado municipalidad que me trató bien y no me humilló por primera vez en la vida.

Ibarra además quiso terminar con la mafia de inspectores. Y terminó, por las malas, pero terminó. Primero intentó meter gente nueva, jóvenes de ideales nobles, frescos, incotaminados. Pero la gente nueva fue amenazada adentro por la mafia. O se integraban a coimear, o iban a correr una suerte dudosa. Los chicos jóvenes empezaban a renunciar sin explicar nada, con miedo. Era imposible armar un cuerpo nuevo de Inspectores, porque el manejo de la Inspección es muy complicado, se necesita saber mucho de cada rubro específico, y al no poder contar con la enseñanza de los viejos a los jóvenes, todo era imposible. No había un colegio ni una Universidad que enseñara a los nuevos inspectores a inspeccionar como corresponde. Los viejos eran tipos que habían aprendido todo ahí., a su vez de los más viejos que los instruyeron. No tenían, algunos, más que el primario Pero habían aprendido a saber cómo presionar a la gente, por dónde extorsionarla, y si los chicos se negaban a trabajar para la coima, los dejaban solos, no los acompañaban, los acusaban de haberse equivocado, les gritaban, los insultaban sus jefes. La coima que cobraba cada uno de los inspectores no se la guardaba para si, se socializaba, tenía que ser metida en una vaca al salir de cada inspección, para ser repartida con el Jefe de Inspección de la zona, que a su vez la dividía diariamente en partes iguales para todos los Inspectores a su cargo y se quedaba con una parte mayor para él.

Un día Ibarra se decidió a cortar con esa ralea humana, porque de verdad la ciudad corría peligro, como corrió siempre. Y los echó a todos. Al carajo. A todos juntos. A la mierda. Con el tiempo empezó a organizar para el futuro una instrucción de nuevos Inspectores. Pero a todo esto llegó el 2001 y las prioridades eran los Hospitales, los maestros, los sueldos de los empleados municipales. Todo lo demás quedó de costado. Hizo un verdadero esfuerzo administrativo, y a pesar de que todos los comercios y las actividades se paralizaron y no se pagaron más Ingresos Brutos, porque en la Argentina el mundo se detuvo, y el dinero estaba en el corralito, a pesar de eso Ibarra se las arregló para ni siquiera emitir cuasi-moneda, que hasta el Estado Nacional tuvo que hacerlo. Dos años de angustias pasaron sin pensarlo, hasta que vino Néstor Kirchner y empezó a levantarse la actividad de a poco. En ese año Ibarra hizo la moratoria, generosa, sin intereses, para que todos nos volviéramos a regularizar.

Entonces vino lo de Cromañón. Ibarra no mandaba inspectores. Acabábamos de salir del Infierno. No hizo a tiempo para tener preparado un equipo. Y también descuidó la política, por donde se coló el hombre PRO y destituyó al inmoral de Ibarra. Y todos pidiendo justicia.

Espero que hayas entendido algo. Esto también merece pensarse. Van presos tres funcionarios de Ibarra, que más tienen de infelices que de corruptos, como dice la "Defensora del Pueblo de la Ciudad", la muy hija de puta que dice que Ibarra no clausuró Cromañón porque no era progre "la mano dura", y de paso destila su veneno añorante de las épocas en que la Policía detenía "sospechosos" transeúntes, sólo por "portación de color de piel".

Me da lástima Ibarra y los tres que van presos. Les tocó una mala suerte muy grande. Pero una vez le dije yo misma a Ibarra: no te arrepientas de haber echado a los Inspectores. Si no lo hubieras hecho, ellos hubieran ido a Cromañón por supuesto, pero Chabán los hubiera arreglado con coimas, y vos ibas a la cárcel. Porque ellos no estaban, no pudiste ser acusado de corrupción.


Leer completo...

Pino Solanas, su política buitre y la resolución de Ballesteros

EN QUÉ CONSISTE LA POLÍTICA "BUITRE" DE SOLANAS 9/01/2010
Buitre, porque para conseguir el poder se alía estratégicamente con la derecha como un comensal, y la alienta al proceso de destruir al Gobierno creyendo poder así alzarse con el poder al fin de la destrucción, porque confía en que su discurso más verborrágico e incendiario que el de la misma derecha, va a poder eclipsarlo y finalmente va a poder liderar el último tramo de la destrucción y alzarse con el poder.
Leer el post..
RESUELVO: 1) SOBRESEER DEFINITIVAMENTE en la presente causa N° 14467(expte 7723/98) en la que no existen procesados (art. 434 inc. 2° del Código de Procedimientos en Materia Penal) 2) REMITIR copia de la presente resolución (mediante disco) y poner las actuaciones a disposición de las HONORABLES CAMARAS DE SENADORES Y DIPUTADOS DEL CONGRESO DE LA NACION para su consulta o extracción de copias de las piezas procesales que se indiquen a los efectos que estimen conducentes. TEXTO DEL FALLO Leer comentarios

Cuentos de vida

12/02/2008 EL HOMBRE DEL PODRIDO TORNILLO(cuento)
Voy caminando sin mucho apuro para abrir mi óptica. Desde lejos veo que alguien que no conozco está frente a la puerta. El hombre consulta el reloj en su muñeca. Cruza los brazos sobre el pecho. Levanta la cabeza hacia el cielo. Baja luego la cabeza y mira sus zapatos. Descruza los brazos y mete las manos en los bolsillos. Termina la secuencia espasmódica descansando su esqueleto sobre un auto estacionado, mirando la puerta cerrada de la óptica. Vuelve a mirar el reloj. Sigue...
22/02/2010 - UN ÁNGEL EN COLECTIVO (relato)
Yo estaba tan embarazada, que había pasado la fecha de parto y mi familia me cargaba con la siguiente pregunta ¿y cuándo vas a parir? Y yo me reía, esperando que la naturaleza se ocupara en cualquier momento de que llegara mi bebé.
Lady D también estaba embarazada de su primer hijo. El papá de mi hijo decía que nuestro bebé tenía mejor ajuar que el hijo del Príncipe Carlos. Eran épocas de todo importado, y yo, eufórica por mi maternidad, había comprado el mejor cochecito de Harrod's y las ropas y utensilios para bebé, de lo más hermosos que encontré. Leer completo...
06/03/2008 - LOS GLADIOLEROS (cuento)
En el baño empezó a gotear la ducha. Hace de esto cinco años. Llamé a uno de esos brujos de la humanidad que atesoran saberes aquilatados y añejados en paneles de roble, uno de esos que miramos las mujeres agachando la cabeza, reconociendo nuestra inferioridad por efecto de la prueba contundente.
El plomero, que aparece con su bonete inmenso sobre el cual tiene una estrella, trae consigo herramientas que como la varita mágica, sólo obedecen a su secreto conjuro. La casa es un poco vieja, me dijo al irse, la próxima vez no le va a poder cambiar el cuerito a la canilla, va a tener que cambiar los caños. La sentencia estaba echada.
Cinco años después, es decir, ahora, se volvió a romper el cuerito y volvió a gotear la ducha. Leer más...
9/10/2008 - LOS JUDÍOS Y LOS REYES MAGOS (cuento)
Era la mañana del 6 de enero de 1954. Verano. En ese año yo iría al colegio por primera vez. Era la hija mayor de un matrimonio de judíos polacos inmigrantes. Teníamos un local de comercio seguido de vivienda, como había entonces. En el local, estaba mi papá. En la cocina de la vivienda, estaba mi mamá haciéndome el desayuno. Mis dos hermanitos, de 3 y 4 años, estaban aún en las cunas. Yo desayuné, y como hacía todos los días, salí a la calle a jugar con mis amiguitas. Serían las 10 de la mañana. Salgo a la calle y lo primero que veo es que todas mis amiguitas están juntas, y tienen algún juguete en la mano. Me extrañó muchísimo.
La Susi, mi mejor amiguita, tenía una enorme muñeca de trapo que yo no conocía, y la abrazaba y la ponía en el suelo a caminar, y la muñeca blanduzca se bamboleaba sacudiendo las trenzas rubias de hilos de lana de tejer.Leer Más...
16/09/2008 - MI LIBRO DE LECTURA DEL 55 (cuento)
El 16 de septiembre de 1955 yo tenía siete años, y estaba en "primero superior" (hoy segundo grado) de la escuela primaria.
La Revolución Libertadora trajo un cambio a la Escuela. Desaparecieron los carteles que cubrían las paredes en su parte superior tocando el techo de mi aula. De letras inmensas, decían "Segundo Plan Quinquenal-Perón cumple-Evita dignifica". La palabra "quinquenal" me encandilaba con sus sonidos juguetones, y no entendía bien qué quería decir "dignifica".
La presencia de Perón y Evita se trocó por paredes ascépticas, vacías, que me impresionaron cuando volví a la Escuela, después de unos días de asueto. El retrato de San Martín lucía ahora solitario y único símbolo del aula, como frío testimonio en blanco y negro de una historia lejana, sin la companía de aquellos carteles de colores alegres, de fondo amarillo y letras rojas, que representaban cosas del presente. Leer más...
13/11/2008 - GUEFILTE FISH (cuento)
Como yo soy la intelectual de la familia, mi cuñada Rivke me tiene envidia. ¿Qué creías? Te voy a contar lo que pasó. Era Rosh Hashaná y mamá invitó a hacer fiesta en su casa. Yo no le dije que no, ¿qué, acaso quiero cocinar para diez personas? Si a ella le gusta, que lo haga ella. El día que no esté mamá, va a ser otra cosa. Ahí voy a tener que cocinar yo, porque no voy a esperar que mi cuñada aprenda a cocinar, ni voy a comer esas porquerías que hace que no tienen gusto a nada.
Bueno, te estaba diciendo. Resulta que me puse a leer la historia del guefilte fish, en un libro antiguo de cultura idish. Vos sabés que a mí me gustan los libros, no voy a dejar de leer libros sólo para que mi cuñada no se sienta mal. Entonces leí que el guefilte fish estaba formado por tres distintas clases de pescado por una razón. Yo siempre me pregunté cuál serìa la razón de que fuera necesario hacerlo de distintos pescados. Leer más...
24/12/2008 - UN CUENTO DE NAVIDAD (cuento)
A pesar de ser judía, celebré Navidad mientras duró el matrimonio con el padre de mi hijo, que murió en el año 1994. Era gallego, socialista y agnóstico, pero le encantaba la Navidad, una costumbre que su madre engalanaba con una enorme Empanada a la Gallega que quedó en la memoria de sus cinco hijos. La Empanada a la Gallega de Doña Encarnación, a quien no tuve el gusto de conocer porque llegué tarde a la vida de esa familia, se repetía cada Navidad, con el consiguiente comentario obligado, “nada que ver con la que hacía la vieja”.

Mi nene era muy chiquito, recién ese año se había dado cuenta del personaje de Papá Noel. Su papá se disfrazaba y hacía las delicias de todos los chicos. Le habíamos dicho que iba a venir Papá Noel, con una bolsa de regalos. Leer más...
04/05/2008 - BUNGE ME SALVÓ LA VIDA (relato)
Bunge me salvó la vida con el mismo extraño mecanismo con el que mi hermanito descubrió la palmeta. Primero cuento la historia de mi hermanito. Después retomo con Bunge.
Capítulo 1. El extraño caso de mi hermanito y la palmeta
Un día apareció Raid.
Un aviso novedoso decía por televisión: ¡con la palmeta NO! ¡Llegó Raid! y aparecía en un dibujo animado, una palmeta estrellando insectos en la pared enchastrada de moscas aplastadas, y luego una señorita disparando el Raid por el ambiente. Mi hermanito y yo estábamos mirando televisión, y ambos nos asombramos. Leer más...